El movimiento Artístico Minimalista

arte minimalista

El movimiento Artístico Minimalista

El minimalismo surgió en Nueva York a principios de 1960 entre los artistas que renunciaban conscientemente al arte reciente que creían que se había vuelto rancio y académico. Una ola de nuevas influencias y estilos redescubiertos llevó a los artistas más jóvenes a cuestionar las fronteras convencionales entre los diversos medios. El nuevo arte favorecía lo frío sobre lo «dramático»: sus esculturas se fabricaban frecuentemente con materiales industriales y enfatizaban el anonimato sobre el exceso expresivo del Expresionismo Abstracto. Los pintores y escultores evitaban el simbolismo abierto y el contenido emocional, pero en cambio llamaban la atención sobre la materialidad de las obras. A finales de 1970, el minimalismo había triunfado en América y Europa gracias a una combinación de fuerzas que incluía a conservadores de museos, marchantes de arte y publicaciones, además de nuevos sistemas de patrocinio privado y gubernamental. Y los miembros de un nuevo movimiento, el Post-Minimalismo, ya estaban desafiando su autoridad y eran por lo tanto un testimonio de lo importante que llegó a ser el propio Minimalismo.

IDEAS CLAVES Y LOGROS

Los minimalistas se distanciaron de los expresionistas abstractos al eliminar de su arte sugerencias de biografía o, de hecho, metáforas de cualquier tipo. Esta negación de la expresión junto con el interés en hacer objetos que evitan la aparición de las bellas artes condujo a la creación de obras elegantes y geométricas que evitan de manera intencionada y radical el atractivo estético convencional.

La era post-Sputnik revivió el interés activo en el Constructivismo Ruso. El enfoque constructivista condujo al uso de la fabricación modular y los materiales industriales en lugar de las técnicas artesanales de la escultura tradicional. Los readymades de Marcel Duchamp también fueron ejemplos inspiradores del empleo de materiales prefabricados. Basándose en estas fuentes, los minimalistas crearon obras que se asemejaban a las mercancías construidas en las fábricas y alteraron las definiciones tradicionales del arte cuyo significado estaba ligado a una narración o al artista.

El uso de materiales industriales prefabricados y de formas geométricas simples y a menudo repetidas, junto con el énfasis puesto en el espacio físico ocupado por la obra de arte, dio lugar a algunas obras que obligaban al espectador a enfrentarse a la disposición y la escala de las formas. Los espectadores también fueron llevados a experimentar cualidades de peso, altura, gravedad, agilidad o incluso la aparición de la luz como presencia material. A menudo se enfrentaban a obras de arte que exigían una respuesta tanto física como visual.

Los minimalistas buscaban romper las nociones tradicionales de la escultura y borrar las distinciones entre pintura y escultura. En particular, rechazaron el dogma formalista adoptado por el crítico Clement Greenberg que ponía limitaciones al arte de la pintura y privilegiaba a los artistas que parecían pintar bajo su dirección. El punto de vista más democrático de los Minimalistas fue expuesto en escritos y exposiciones de sus líderes Sol LeWitt, Donald Judd y Robert Morris.

EL DESARROLLO DEL MINIMALISMO

El desarrollo del minimalismo está vinculado al del arte conceptual (que también floreció en los decenios de 1960 y 1970). Ambos movimientos cuestionaron las estructuras existentes para hacer, difundir y ver el arte y argumentaron que la importancia que se da al objeto artístico está fuera de lugar y conduce a un mundo artístico rígido y elitista que sólo unos pocos privilegiados pueden permitirse disfrutar

CUALIDADES DEL ARTE MINIMALISTA

Estéticamente, el arte minimalista ofrece una forma de belleza altamente purificada. También puede ser visto como la representación de cualidades tales como la verdad (porque no pretende ser otra cosa que lo que es), el orden, la simplicidad y la armonía. Es poco el arte que se llegó a ver en cuadros, pero básicamente son cuadros muy sencillos y reducidos a la mínima expresión de la misma manera que la cultura que podemos apreciar.

EL MINIMALISMO Y LA ABSTRACCIÓN TEMPRANA

Aunque son radicales y rechazan muchas de las preocupaciones del movimiento expresionista abstracto inmediatamente anterior, los primeros movimientos abstractos fueron una influencia importante en las ideas y técnicas del minimalismo. En 1962 se publicó el primer libro en inglés sobre la vanguardia rusa, The Great Experiment in Art: 1863-1922, de Camilla Gray. Con esta publicación, las preocupaciones de los movimientos constuctivistas y suprematistas rusos de los decenios de 1910 y 1920, como la reducción de las obras de arte a su estructura esencial y el uso de técnicas de producción en fábrica, se comprendieron mejor y sirvieron de clara inspiración a los escultores minimalistas. Dan Flavin produjo una serie de obras tituladas Homenajes a Vladimir Tatlin (iniciada en 1964); Robert Morris aludió a Tatlin y Ródchenko en sus Notas sobre la escultura; y los ensayos de Donald Judd sobre Malevich y sus contemporáneos, revelaron su fascinación por este legado vanguardista.

NO COMMENTS

POST A COMMENT

Síguenos en las redes Sociales:
Contacto:
  • DISPROFFICE, S.L.
  • C/ Falguera, nº 37A
  • 08980 SANT FELIU DE LLOBREGAT
  • Teléfono 93.511.64.60
  • Fax. 93.512.14.33
  • pedidos@officemat.es
  • CIF: B65142507
Legal

Horario
  • De lunes a viernes de 9:30 a 13:30 y de 16:30 a 20h
    Sábados de 10 a 14h


Desarrollo por WebLowCostBCN