imagen surrealista

EL MOVIMIENTO SURREALISTA Y SUS AUTORES

¿Te gusta impresionar a los demás expresando ideas innovadoras y disruptivas? El surrealismo empezó así, pero hay mucho más detrás de la historia que conocemos y en éste artículo te hablaremos de toda la historia, así como de los materiales de bellas artes que emplearon para que puedas inspirarte también.

Durante la Exposición Internacional Surrealista de 1936, celebrada en Londres, el conferenciante invitado Salvador Dalí se dirigió a su público vestido de pies a cabeza con un traje de buzo anticuado, con dos perros con correa en una mano y un taco de billar en la otra. En medio de la conferencia, limitado por la máscara de buceo, el artista español comenzó a asfixiarse y agitó los brazos para pedir ayuda. El público, imperturbable, asumió que sus gesticulaciones formaban parte del espectáculo. Según cuenta la leyenda del arte, el poeta surrealista David Gascoyne acabó rescatando a Dalí, que al recuperarse comentó: «Sólo quería demostrar que me estaba sumergiendo profundamente en la mente humana». Dalí terminó entonces su discurso, y las diapositivas que lo acompañaban, para sorpresa de nadie, se presentaron todas al revés.

Esta anécdota subraya los elementos más absurdos, incluso bufonescos, del movimiento surrealista, personificado por Dalí, que fue considerado una especie de figura de broma por el establishment artístico de principios del siglo XX. Pero el movimiento artístico fue en realidad mucho más diverso de lo que se conoce, abarcando varias disciplinas, estilos y geografías desde 1924 hasta su final en 1966.

¿Qué es el surrealismo?

Fundado por el poeta André Breton en París en 1924, el surrealismo fue un movimiento artístico y literario. Proponía que la Ilustración -el influyente movimiento intelectual de los siglos XVII y XVIII que defendía la razón y el individualismo- había suprimido las cualidades superiores de la mente irracional e inconsciente. El objetivo del surrealismo era liberar el pensamiento, el lenguaje y la experiencia humana de los límites opresivos del racionalismo. Breton había estudiado medicina y psiquiatría y conocía bien los escritos psicoanalíticos de Sigmund Freud.

El automatismo, una práctica parecida a la asociación libre o a la corriente de conciencia, dio a los surrealistas los medios para producir obras de arte inconscientes. El lienzo de técnica mixta Batalla de peces (1926) del artista surrealista André Masson es un ejemplo temprano de pintura automática. Para empezar, Masson tomó gesso -una sustancia pegajosa que se suele utilizar para preparar los soportes para la pintura- y lo dejó caer libremente sobre la superficie de su lienzo. A continuación, arrojó arena sobre ella, dejando que los granos se adhirieran al adhesivo de forma aleatoria, y garabateó y pintó alrededor de las formas resultantes. Los artistas que emplean métodos automáticos adoptan el elemento del azar, a menudo con resultados sorprendentes. El producto final de Masson muestra a dos peces prehistóricos, con las mandíbulas chorreando sangre, luchando en el fango primordial: una demostración inconsciente de la violencia inherente a la naturaleza.

Sin embargo, no todos los surrealistas optaron por crear obras tan abstractas. Muchos surrealistas reconocieron que la representación de la apariencia real de una cosa en el mundo físico podría conjurar más eficazmente asociaciones para el espectador en las que se revelara una realidad más profunda e inconsciente. Artistas como Dalí y el pintor belga René Magritte crearon visiones hiperrealistas y oníricas que son ventanas a un mundo extraño que va más allá de la vida despierta. La Clairvoyance (1936) de Magritte, por ejemplo, en la que el artista pinta un pájaro en vuelo mientras mira un huevo sentado encima de una mesa, sugiere un paisaje onírico o un estado alucinatorio.

Los iconos del surrealismo

Aunque el surrealismo se asocia sobre todo a figuras extravagantes e irreverentes como Dalí, Breton reclutó a un amplio grupo de artistas e intelectuales ya activos en París para que escribieran y expusieran bajo su bandera.

Basándose en la tradición antirracional del dadaísmo, el surrealismo contaba entre sus miembros con figuras importantes del dadaísmo como Tristan Tzara, Francis Picabia, Jean Arp, Max Ernst y Marcel Duchamp. En 1924, este grupo se amplió con otros artistas y literatos, como los escritores Paul Éluard, Robert Desnos, Georges Bataille y Antonin Artaud; los pintores Joan Miró e Yves Tanguy; los escultores Alberto Giacometti y Meret Oppenheim; y los cineastas René Clair, Jean Cocteau y Luis Buñuel.

Pero Breton era notoriamente inconstante en cuanto a quiénes admitía en el movimiento, y tenía la costumbre de excomulgar a los miembros que consideraba que ya no compartían su particular visión del surrealismo. Desnos y Masson, por ejemplo, fueron expulsados del grupo a través del «Segundo Manifiesto del Surrealismo» de Breton en 1930 por no estar dispuestos a apoyar sus objetivos políticos. Bataille, cuyo punto de vista surrealista difería considerablemente del de Breton, formó su propio e influyente grupo disidente, el Colegio de Sociología, que publicó revistas y organizó exposiciones durante toda la década de 1930.

El surrealismo en América

Como desplazamiento de entreguerras que inició en París en la década de 1920, el surrealismo respondió a un lapso subsiguiente a la Primera Guerra Mundial que vio la lenta recomposición de las primordiales localidades francesas, el apogeo del imperio colonial francés en el extranjero y el ascenso del fascismo en toda Europa. Una obra parcialmente abstracta formada por la «decalcomanía» -técnica que consistía en pintar sobre cristal y luego presionar ese cristal pintado sobre el lienzo para que quedaran elementos fortuitos-, Europa después de la lluvia sugiere edificios bombardeados, cadáveres de humanos y animales y formaciones geológicas erosionadas tras un gran cataclismo

Con un estilo artístico, bastante personal, la obra de Jackson Pollock Guardians of the Secret (1943), inspirada en el surrealismo, se halla entre sus primeras obras de realismo social y las posteriores pinturas de goteo que le harían popular: incluye un chacal recostado, 2 maneras totémicas y un friso de pseudo-escritura caligráfica.

En Árbol de la Esperanza (óleo en masonita, 1946), que se traduce como «árbol de la esperanza», Kahlo no representa un árbol real, sino un autorretrato doble ubicado en un paisaje desconocido, un cuadro que sugiere tanto el percanse de autobús de 1925 que la dejó estéril como la posibilidad de renovación.

Los fundamentos psicológicos y mitológicos del surrealismo también permitieron a artistas no europeos -como Wifredo Lam, pintor de ascendencia afrocubana y china que estudió en Madrid y París en los años veinte y treinta- profundizar en las tradiciones autóctonas de sus propios países. Les Noces (1947) de Lam entrelaza de forma intrincada las formas cubistas-surrealistas de artistas como Pablo Picasso y Joan Miró en una representación del ritual afrocubano de la santería.

¿Por qué es importante el surrealismo?

El surrealismo representa un crisol de ideas y técnicas de vanguardia que los artistas contemporáneos siguen utilizando hoy en día, incluida la introducción de elementos de azar en las obras de arte. Estos métodos abrieron un nuevo modo de práctica pictórica, que fue seguido por los expresionistas abstractos. El elemento de la casualidad también ha sido parte integrante del arte de la performance, como en los Happenings sin guión de la década de 1950, e incluso del arte informático basado en la aleatoriedad. El enfoque surrealista sobre los sueños, el psicoanálisis y la imaginería fantástica ha servido de base a varios artistas actuales, como Glenn Brown, que también se ha apropiado directamente del arte de Dalí en su propia pintura.

El deseo del surrealismo de liberarse de la razón le llevó a cuestionar el fundamento más básico de la producción artística: la idea de que el arte es el producto de la imaginación creativa de un solo artista. Como antídoto a esto, Breton promovió el cadavre exquis, o «cadáver exquisito», como una técnica para crear arte de forma colectiva, que todavía hoy se practica ampliamente como un juego. Consiste en empezar una frase, un boceto o un collage y dárselo a otra persona para que lo continúe, sin dejarle ver lo que ya ha escrito, dibujado o colocado. El término derivó de un sencillo juego de creación de prosa colectiva que dio lugar a la frase «El cadáver exquisito beberá el vino nuevo».
Dado que el método se apoya en el azar y tiende a producir imágenes humorísticas, absurdas o inquietantes, pronto se convirtió en una técnica viable para crear exactamente el tipo de obra inconsciente y colectiva que buscaban los surrealistas. Exquisite Corpse 27 (ca. 2011), una obra realizada por Ghada Amer, Will Cotton y Carry Leibowitz, es un ejemplo contemporáneo del tipo de obra estilística y temáticamente inconexa que puede surgir de este método surrealista.

El historiador y crítico musical Greil Marcus ha llegado a caracterizar el surrealismo como un capítulo de una serie de intentos revolucionarios de liberar el pensamiento que se extiende desde las blasfemias de los herejes medievales hasta la década de 1960 y más allá. En este sentido, el surrealismo puede entenderse como el progenitor del posterior movimiento artístico inspirado en Marx, el situacionismo, las protestas contraculturales de los años 60 e incluso el punk: un proyecto de ruptura del orden racional que la sociedad impone a los individuos.

 

Imagen de qanyizi en Pixabay

NO COMMENTS

POST A COMMENT

Síguenos en las redes Sociales:
Contacto:
  • DISPROFFICE, S.L.
  • C/ Falguera, nº 37A
  • 08980 SANT FELIU DE LLOBREGAT
  • Teléfono 93.511.64.60
  • Fax. 93.512.14.33
  • pedidos@officemat.es
  • CIF: B65142507
Legal

Horario
  • De lunes a viernes de 9:30 a 13:30 y de 16:30 a 20h
    Sábados de 10 a 14h


Desarrollo por WebLowCostBCN